lunes, 3 de diciembre de 2012

Las locas aventuras en el mundo de Ooo

La animación infantil es un submundo televisivo que hace ya algún tiempo que da bastante de qué hablar. Con cada estreno, hay un reducto de adultos que observan con atención si les aporta algo a ellos, cuando supuestamente son productos dirigidos a niños y con objetivo bastante claro, el de vender merchandising a raudales porque allí está el dinero. El divertidísimo Bob Esponja ensanchó el camino a los curiosos y tuve un tiempo que dedicaba mis ratos muertos y comidas a sus anécdotas con Patricio, pero esto no me convierte en un aficionado del género. Esto no quita que, después de leer tanto sobre Hora de Aventura, al final haya acabado cediendo y dedicándole unos minutos de mi vida. Quería entender porqué tanto alboroto alrededor de unos personajes de trazo tan feo.

Adventure Time es, en resumidas cuentas, lo que indica el título: un rato de aventuras. Las de Finn y su perro Jake, que viven en el mundo de Ooo. Y quien vea algún episodio entenderá rápidamente qué aporta a los ojos con principios de patas de gallo. Compagina la magia de las obras infantiles con unos toques adultos bastante pasados de rosca que permiten un disfrute a varios niveles. De hecho, a ratos tiene unas escenas tan locas y macabras que bien podrían convertir la serie en no apta para niños (y creo que sí son adecuados, que conste).

Su secreto son sus dibujos. Si bien tienen poco gusto a primera vista, resultan simpáticos y junto con los colores vivos que ilustran la serie impiden que nos tomemos en serio algunas aventuras. Como, por ejemplo, la del primer episodio, donde exploran el subgénero de terror de los zombies cuando Finn y Jake quieren ayudar a la princesa del Reino de los Dulces a combatir una plaga de muertos andantes. En él hay una masacre que bien podría ser el final de temporada de The Walking Dead si no fuera porque los cadáveres son chucherías y, por argucias del guión, todos los habitantes del reino destrozan a sus fiambres vecinos divirtiéndose creyendo que son piñatas. Así una escena de canibalismo (que me dejó ojiplático) se queda en un subidón de azúcar y, como tiene un final feliz y armonioso, sus responsables pueden fingir que era un episodio agradable. Porque, por sweet-gore que hubiera, también hubo tiempo para transmitir un mensaje positivo a los niños, en este caso que nunca hay que romper una promesa.

En el universo de Finn y Jake también hay viejos sociópatas (que son definidos como tales), malvados que disfrutan matando a viejecitas, muertes que no lo parecen (allí los personajes mueren estallando de una forma tan mona que no cuenta) y hay una princesa con bultos que, después de escucharla en inglés, estoy seguro que tiene una lectura homosexual bastante clara. Todo escrito con claros guiños a los adultos, que pueden descifrar como serían estas aventuras si sus responsables se dirigieran a un público mayor de dieciocho años, con un absurdo y un sentido del humor que la diferencian (y eso no significa que sea la primera serie de estas características, que hay clásicos como Arale que tenían visionados parecidos). Siempre con algún mensaje positivo que transmitir, ya sea la amistad siempre presente, como la necesidad de hacer el bien de sus protagonistas y el constante afán de Finn por meterse en embrollos y divertirse, con el que todo niño puede identificarse.

Y lo que también ayudó a que Adventure Time se conviertiera en el hit que es hoy en día es su música. Escuchad los títulos de crédito por vosotros mismos. Modernos por excelencia.

P.D.Podcast: La ausencia de Yo Disparé a J.R. no tenía nada que ver con nuestra motivación, sólo con compromisos personales y estamos de vuelta con este programa donde homenajeamos al señor que dio nombre al podcast, comentamos la deriva de Revolution y Last Resort, hablamos del final de temporada de Downton Abbey a la espera del especial de Navidad y contamos con Alberto Rey para repasar el camino de The Good Wife esta temporada. Aquí tenéis la guía del programa:
- 0’: Presentación y recordatorio a Larry Hagman.
- 10’: Last Resort, ¿puede sentarle bien la cancelación?
- 25’: Revolution y su parón de cuatro meses (con spoilers hasta el 1x10).
- 40’: The Good Wife con Alberto Rey (con spoilers de la 4ª temporada).
- 74’: Downton Abbey y el pre-cierre de temporada (con spoilers, por supuesto).

2 comentarios:

Eduardo Alvarez dijo...

Yo solo vi un capitulo y si era algo medio macabro, el rey ese formaba una novia con partes que robaba de otras princesas :S
al final ese mounstruo se sentia tan fea que se suicidaba devolviendo todas las partes robadas.

Crítico en Serie dijo...

No he llegado a este homenaje a Frankenstein, pero apunta maneras. :)