domingo, 20 de enero de 2013

Un Fringe, dos Fringes, tres Fringes, cuatro Fringes

Puede que J.J. Abrams se reuniera con los jefazos de la FOX y les explicara su nuevo proyecto como un cruce entre Perdidos y la serie de ciencia ficción más mítica del canal, Expediente X. Él, Roberto Orci y Alex Kurtzman querían combinar la tendencia televisiva del momento, donde más de la mitad de las series más vistas eran de casos, y aquello que había alimentado las arcas de su productora Bad Robot, un fuerte componente mitológico. Pero desde que se estrenó hace ya cinco años y a pesar de las comparaciones, esa serie que salió de la era post-náufragos acabó siendo una obra con personalidad propia. Una personalidad, por otra parte, muy variable y que ahora con el cierre me suscita impresiones muy distintas.

En sus comienzos, Fringe fue una serie defectuosamente fría. Quería tener un ambiente helado, unas relaciones personales algo tensas y como espectador me sentía alienado. Todo tenía una explicación, por supuesto, y tanto Olivia como Peter tenían sus razones para semejante comportamiento pero, si sumábamos que las investigaciones dependían de los personajes, casi se podía tener escalofríos. Había presentaciones de casos alucinantes (nunca olvidaré las mariposas imaginarias) y desde allí todo caía en picado. Bueno, hasta que sus responsables vieron qué les funcionaba mejor y vieron que no iban a tener grandes audiencias hicieran lo que hicieran. Así, en su segunda temporada, dirigieron la trama hacia una historia más sólida y, contados los pasados de sus protagonistas, entraron en una etapa muy emocionante.

Probablemente el último tramo de la segunda temporada y el primer tramo de la tercera conforman algunos de los mejores pasajes que he visto jamás en televisión. Los saltos de universo, los dopplegangers y ese giro loquísimo protagonizado por Olivia, atrapada en un mundo y con la personalidad inducida de BOlivia, tienen que pasar a la historia. Por arriesgar y por quemar trama sin pensar en el mañana. Un mañana que, por cierto, llegó. Creían que en cualquier momento serían cancelados y, en cambio, les mandaron al cementerio de los viernes donde sus números no mandarían al garete la media del canal. 

Al igual que Walter Bishop, J.H.Wyman y Jeff Pinkner siguieron con sus experimentos cuando entraron en su cuarto año. Anularon a Peter y perfilaron dos universos alternativos alterados. Los que hubieran sido si el hijísimo hubiera muerto definitivamente en el lago. Loable intento, aburrido resultado. Y, cuando Wyman se quedó sólo como showrunner, diseñó una última temporada con esencia de epílogo porque ya había escrito una despedida en el final de la cuarta. Allí, casi como si fuera un regalo, intentó dar sensación de redondez con los observadores como villanos definitivos. Y, si soy sincero, creo que jamás he visto unos malos más aburridos. Escritos de forma muy coherente (no quieren tener emociones) y soporíferos por lo impasibles que son, con un giro dramático que ni estuvo suficientemente bien introducido, ni tuvo unas consecuencias especialmente inspiradas. Una temporada bien pensada pero escrita con una pluma prácticamente sin tinta, cansada de escribir e incapaz de sorprender.

Por suerte, como Fringe va por tramos, podré quedarme con los duelos rubia contra morena, los episodios pseudo-procedimentales donde ninguna Olivia era la que creían y una identidad muy compleja, la de un Peter que estaba en medio de dos universos donde todos sus padres tenían que vivir con la desgracia de haberlo perdido. Un tramo muy estimulante que seguirá intacto, independientemente de los experimentos fallidos de los dos últimos años.

5 comentarios:

Héctor Araceli Carbonell dijo...

Yo también creo que esta temporada a sido un rollo, y fui de lo mas esceptico con la 4a temporada de la que aun me quedan dudas y de la que sentí que todos los personajes que habia visto ya no existian, pero el final me a encantado, es un final dedicado puramente al fan de la serie con miles de referencias, hasta la vaca, y luego john noble que tiene algo que a la mínima te saltan las lagrimas que actor madre mia, y ya con la carta final,todo dedicado al fan sin duda, si mis queridos naufragos hubieran sido la mitad que esto en toda su 6a temporada.

Abril22 dijo...

A mí la 5aT me ha parecido muy regulera! Ha tenido sus cosas molonas, como el capitulo del universo bolsillo, el regreso y el recuperar a Etta y lo de su muerte que no esperas, la casi conversión de Peter (me habría molado ver a Peter Observer habría sido la caña Joshua lo hizo super bien), Nina, Broyles, pero tato buscar cintas de video me aburría. Aún así es imposible no conectar con los personajes! Llorera al final con las charlas Peter-Walter, con Gene, momentazo bichos, Olivia cabreada contra Windmark y el final Olivia y su gesto en el parque como diciendo No vienen y luego Peter con el Tulipán Blanco y esa sonrisilla... Sin entrar en idas de olla y agujeros/paradojas porque a mí el final me ha molado! Me lo he pasado genial y eso que la dejé y luego la retomé. Espero poder comprarme el pack enterito cuando salga en dvd!

Yo a The Good Wife le pido más Cary! Esta temporada sale 5 minutos por capítulo y ni eso! Si ya Lockhard&Gardner mola mucho, con J. Fox y Tascioni va a ser la Caña. Ojalá fichen a la abocada del Bebé ya sería lo más!

Al rico libro dijo...

*SPOILERS SPOILERS SPOILERS*
Pues el final nos pareció una m*erda pinchada en un lado que, además, no tenía sentido: si los Observers no llegan a existir (eso dando por hecho que Walter convezca al científico que "crea" a los Observers de que no les quite los sentimientos), Walternate salvará a Peter porque no será interrumpido por September y nada de lo que sucede en la serie llegará a acontecer.
Además, ¿Michael es menos paradoja en el año 2167 que en el 2015?
Vamos, que no tiene ni pies ni cabeza.

Peter Gallego dijo...

A mi me encantó el final. En realidad me gustó toda la serie. http://goo.gl/A2Sd1

Crítico en Serie dijo...

Héctor, fue muy arriesgado el experimento de la 4ªT y también opino que perdimos a nuestros personajes. Olivia quizá no, pero sí a Walter por más que ahora nos engañemos y finjamos que es exactamente el mismo del principio.

Abril, deberías plantearte comprarte el pack en Blu-Ray. Fringe se presta.

Al rico libro, tu explicación de la paradoja es muy plausible. Ahora entiendo mejor las críticas. Gracias.

Peter, ¿toda, toda? Entonces eres un fringy como Walter manda.