lunes, 4 de febrero de 2013

El ingrediente extra de Buffy

La definición de la televisión de calidad como aquellas series cuyas tramas y giros van más allá, como parte de unas cuestiones o discursos más trascendentes o profundos, puede discutirse pero es una óptica particular y bastante interesante. Independientemente de si coincido o no con esta tesis de Janet McCabe y Kim Akass, sí creo que explicaría porqué algunas series merecen un respeto ni que sea porque intentaban contar algo extra con sus guiones. Y, si bien hacían un repaso en Quality TV de series antiguas que podrían encajar en este modelo (Homicide de David Simon, sin ir más lejos, cuela perfectamente), sí aducían que en este nuevo milenio se habían explorado nuevos caminos y habían co-existido un mayor número de obras que iban más allá del mero entretenimiento.

Dentro de esta teoría ellos mismos citaban Buffy y, si bien no es santo de mi devoción, tengo que reconocer que no estaban equivocados. Puede que en su primera temporada sólo pretendiera ser un divertimento sin muchas más explicaciones pero, poco a poco y empezando en su segundo año, Joss Whedon planificó su vehículo para explorar la adolescencia desde un prisma bastante reflexivo. En su fase de transición de serie juvenil y desenfadada a la serie adulta que se convirtió en su quinto año, exploró cuanto puede calar una relación amorosa tortuosa (como diría mi mano derecha, Angel podía ser otra vez un vampiro despiadado, pero no dejaba de ser un chico que pasaba de su novia después de tirársela), la tentación por dejarse llevar por el camino fácil y las malas influencias (Faith) y la carga que representan las responsabilidades (Buffy cada vez tenía más de la misma forma que su público crecía y también se hacía cargo de más deberes).

Esto se haría aún más evidente en la quinta y la sexta temporadas, donde exploraría otras facetas del amor, aún más responsabilidades, la muerte, el significado de familia, las figuras paternales y con una fórmula menos obvia, permitiendo que las cuestiones que Whedon quería abordar lo hicieran más en la superficie y no tanto a partir de casos más o menos relacionados con los asuntos que preocupaban a la cazadora, Xander y Willow. El creador de la serie no solamente quería entretener, quería que los jóvenes se sintieran identificados, profundizar en sus pesares y, curiosamente, sincronizó la metamorfosis de la serie con el proceso de maduración de sus espectador. Otras series hablaban de líos de adolescentes pero no todas buscaban tanto la metáfora y hablar del sentir en sí y no tanto del culebrón que lo rodeaba.

Por esta razón, Buffy se merece un respeto. Se relacionó de tú a tú con su público, sin menospreciarlo y dándole varias capas a sus historias, sabiendo dónde quería llevarlas. Esto no quita que, al igual que reconocen los ensayistas, la televisión de calidad no necesariamente hace buena televisión. Y, si bien puedo reconocer la ambición y los resultados del responsable de la serie, también puedo estar en desacuerdo con sus elecciones de cásting, el sentido del humor y su manía por dibujar villanos intrascendentes. Pero, venga, volvamos a la primera línea de este párrafo que no es cuestión de terminar con una nota negativa.

P.D. Podcast: Y, como cada semana, tenéis una nueva entrega de Yo Disparé a J.R. que no tiene nada que ver con la entrada. Hablamos de los finales de American Horror Story y 30 Rock, el prometedor estreno de The Americans, el fracaso de Do No Harm, el notición sobre Cómo Conocí a Vuestra Madre y hacemos el seguimiento semanal de Utopia, la serie que hay que ver. Podéis escucharlo aquí mismo:

Ir a descargar

8 comentarios:

herb dijo...

Que ganas tenia de leer esta entrada, que estaba claro quie iba a llegar... y aunque a mi el humor de la serie casi siempre me encanta, por mas que no sea un humor especialmente sesudo ni adulto, ni falta que le hace, hasta te doy la razon en lo de el bastante flojo casting (y no solo aqui, Whedom no tiene mano con eso, aunque luego si saque siempre los mejores frutos de los que son capaces los mediocres actores que tiende a elegir) o en los villanos intrascendentes, que hay mas de uno. Y es que Buffy tiene defectos, y se la puede criticar, solo faltaria... pero asi, habiendola visto y sabiendo de que se habla... y es que siempre decis que los Whedonistas (me hace mucha gracia el termino) somos muy radicales, pero si tendemos a ponernos en ese plan, es por que si el padrino es la pelicula que mas gente dice lo buenisima que le parece sin haberla visto, esta facilmente puede ser la serie que mas gente dice lo mala y superficial que es sin verla

juaturku dijo...

Reconozco que soy un converso, en su momento vi capítulos sueltos y la etiqueté como una mezcla de "Dawson Crek" y "Charmed". Años después leí en internet artículos de sociología sobre "Buffy" (¡!) y me animé a verla. Reconozco que dar una oportunidad a algo llamado "Buffy Cazavampiros" que va de una rubia karateca que mata vampiros es muy difícil pero merece la pena.
La serie usa los monstruos y leyendas para lo que fueron creados en las sociedades primitivas, para enseñar lecciones de la vida a los más jóvenes que son más receptivos a las historias que a los sermones.
Todo ello con muchísimo sentido del humor que podrá gustar o no pero que es absolutamente necesario ya que la serie nunca se toma en serio a sí misma demasiado. Al contrario que la pesadísima "Angel" (el spin off) de ridiculez solemne.
En "Buffy" los actores interpretan con notable convicción sus papeles y sus personajes al final se hacen tan reales que lo que te choca es verlos rodeados de monstruos.
Quizás hoy día llame menos la atención pero en su momento fue de las series que cambiaron el género.
PD: En versión original es el doble de buena, las referencias culturales se pierden en el doblaje.

svaman dijo...

Muy de acuerdo en todo, excepto en lo del sentido del humor. En esto supongo que dependerá el tipo de humor que le guste a cada uno. A mí el de Buffy (de Whedon, en general) me encanta, es muy parecido al mío. Y lo veo totalmente necesario o, al menos, es una de las características que Whedon quiso darle y no se puede entender la serie sin ese sentido del humor.

Saludos

Ester Vi dijo...

"Buffy" ha formado a una gran parte de la audiencia que ahora con los 30 devoramos series y seguimos en busca de una serie de culto. Fueron nuestros inicios, y como todo inicio es un poco torpe pero se le guarda cariño.
Respecto al podcast... un apunte, si me permitis, mas bien una opinion. Es sobre The Americans y la figura de Elizabeth Jennings y sus "motivaciones". Solo recordaros que en los años de la guerra fria el KGB utilizaba los lavados de cerebro entre sus agentes, haciendoles personas pasivas, frias y ejecutoras. Es cierto que 15 años en terreno enemigo pueden cambiar a cualquiera, pero eso no quiere decir que tenga que cambiar a todo el mundo. Casos reales existen y bastantes. La ideologia comunista es muy fuerte, y una causa puede mover montañas. Evidentemente, y hablando desde un punto de vista televisivo, el contrapunto entre Phillip y Elizabeth es un recurso que puede dar situaciones muy interesantes. Y tambien es evidente que esta situación ira cambiando y evolucionando. A mi me da muy buenas sensaciones esta serie.

Crítico en Serie dijo...

Herb, Whedon saca lo mejor de sus actores, pero esto no quita que los actores sigan siendo nefastos. Y sí, toda obra tiene defensores y detractores, pero algunas más que otras y Buffy tiene una legión de predicadores por todas partes. Dicen de los Illuminati pero ya les gustaría tener una parroquia de fieles que la defienden como esta serie.

Juaturku, la premisa no ayuda a que se la tome en serio. De aquí también su culto, que conste. ¿Y Angel no la compras? ¿Ni a partir de la tercera temporada, que dicen que es la buena?

Svaman, "no se puede entender la serie sin ese sentido del humor". Por esto jamás podré apreciarla como otros.

Ester VI, tienes toda la razón. Hay que entender el contexto histórico de esa mujer, pero no puedo evitar juzgarla sólo como espectador.

juaturku dijo...

De "Angel" salvaría entera la segunda temporada, donde explora su oscura atracción por Darla, su Sire, y nos muestra que no siempre ha sido el Edward Cullen de Buffy.

De las demás temporadas me quedaría con retazos,la evolución del personaje de Wesley y la refrescante adición de Spike en la quinta entre otras cosas. Yo Buffy la volvería a ver otra vez del tirón pero Angel solo seleccionando capítulos, y me quedaría como mucho con un tercio sin que me perdiese demasiado. Vamos que no siempre Joss Whedon hace magia...

Wolfram and Hart dijo...

Soy fan de Buffy y Angel. Ambas series forman un universo bastante íntegro con su propia mitología y personajes bien desarrollados.

No estoy de acuerdo con la crítica hacia los actores, ya que desde mi punto de vista Sarah Michelle Gellar, Anthony Steward Head, James Marsters, Amy Acker, Alexis Denisof, David Boreanaz, J August Richards, Nicholas Brendon, entre muchos otros, demostraron ser excelentes actores, logrando sacarle el máximo de partido a los geniales guiones de Joss Whedon y compañia.

Saludos

Iris Sidle dijo...

Para mi no habrá otra serie como Buffy, no la vi desde sus inicios, pero cuando la vi, no pude parar de mirarla, es de las mejores series que ha habido, Incluso hoy día me sigo comprando los cómics de la 9 temporada!!

Es verdad que cuando dices su nombre la gente se ríe, pero una vez que la han visto, me han llegado a decir que esta dentro de sus 5 series favoritas.

En cuanto a Angel, me gusta, pero nada que ver con Buffy, Angel la he visto 2 veces como mucho, y Buffy imposible decirlo. Pero me gustó que hicieran Angel.

Saludos.