lunes, 18 de marzo de 2013

El matrimonio no lo es todo

Las series de HBO no son las únicas que se toman su tiempo en mostrar qué clase de ficción quieren ser en realidad. Las que salen de la factoría FX puede que no sean tan inaccesibles a primeras pero suelen tardar unos cuantos episodios en arrancar. Por esto, cuando The Americans se estrenó y dejó a la mitad del público tibio, había que tomárselo con cautela. Había margen de maniobra.

Terriers no estaba mal en su inicio y en su única temporada subió episodio a episodio hasta desembocar a una dolorosísima cancelación; Sons of Anarchy nos presentó a sus motoristas pero no supimos por qué carretera conducirían hasta el quinto o sexto episodio; y Justified tuvo un buen piloto, unos posteriores episodios más flojos hasta que Graham Yost nos reveló que todo estaba relacionado. Pero creo que hay una diferencia significativa entre The Americans y las demás series: estas habían tenido unas presentaciones correctas, hasta buenas. Puede que no transmitieran que acabarían siendo las obras notables que acabaron siendo, pero ya eran apreciables.

Los espías soviéticos, en cambio, protagonizaron un piloto aburrido y sin mucho interés, por más que la premisa fuera ambiciosa. Desde el primer minuto fue verosímil que Elizabeth y Phillip Jennings estaban viviendo en los ochenta como dos ciudadanos americanos cuando en realidad estaban luchando en cubierto por los principios defendidos por la Madre Rusia con unas identidades falsas pero con trampa. Puede que fueran marido y mujer por obligación, pero los años de convivencia marital y sus dos hijos son reales.

Aquí es donde reside el auténtico interés de la serie como bien declaró su responsable, Joe Weisberg, mientras publicitaba la obra. Y, si bien Keri Russell y Matthew Rhys están estupendos en sus respectivos papeles (y cuelan muy bien como jovencitos en los flashbacks soviéticos), no es suficiente. A las escenas de espionaje les falta tensión, al hogar algo de calor familiar (debía haberlo, que bien que los hijos parecen estar libres de traumas) y al vecino de delante más escenas con su mujer. Porque el agente Beeman está más o menos con las mismas, conviviendo con su esposa después de pasar años infiltrado entre un grupo de supremacistas. Y ellos dos se merecen más minutos, sobre todo Claudia, el único personaje que puede mostrar una genuina inquietud por el estado de la relación.

Puede que haya algunos minutos honestos y que estas relaciones sentimentales aporten su granito de innovación a la televisión, pues son romances con premisas y desarrollos que no pueden clasificarse como comunes (bueno, quizá de momento no son romances pero sí relaciones), pero tengo la impresión que el momento de mejoras sustanciales ya ha tenido lugar y no dio los frutos esperados. El episodio seis creo que tenía esa función, elevar de golpe la serie de televisión con un contenido supuestamente redondo y fue algo defectuoso (¿y esa trama de los hijos?).

De momento, continuaré con The Americans. Pero cada vez tengo menos fe en ellos, por más que el potencial, la ambientación y los actores adecuados estén presentes. Han dejado pasar oportunidades y esto en televisión nunca es buena señal.

P.D.Podcast: Después de unas semanas sin invitados, tenemos con nosotros a Irene Cívico en este programa de Yo Disparé a J.R. para hablar de Nashville y The Americans. Pero hay más. Aquí tenéis la guía:
- 0’: Presentación y la improbable película de Veronica Mars.
- 23’: Arrow, el héroe busca el camino a seguir.
- 42’: ‘Nashville’ con spoilers.
- 62’: Una puesta al día con The Americans.
- 85’: ¿Ha perdido la magia Once Upon a Time?

Ir a descargar

1 comentario:

Richard O`Diana dijo...

Pera,
también creo que Rhys y Russel son lo mejor del programa, pero sigue faltando algo, aunque con las series de cable (HBO, AMC, FX) siempre sucede el sindrome "me demoro en arrancar". Creo que a la serie le falta un horizonte fijo, más allá de la relación entre la pareja o la tensión USA/URSS; incluso con tanta "misión del capítulo", la serie parece procedimental. Por último, todo lo que tenga que ver con Noah Emmerich porque su trama es harto previsible y el actor no crea una conexión con nadie...bueno, no es Mandy Patinkin =(

Nuestro podcats donde hablamos de The Americans:

http://www.ivoox.com/stream-mato-al-cable-sexto-programa-audios-mp3_rf_1876341_1.html