viernes, 21 de junio de 2013

No hace falta que me lo pidas por favor

La emisión de ‘Please Like Me’ en Australia no me extrañaría que tuviera que ver con la revolución mediática de ‘Girls’ en HBO. Dos jóvenes que tenían una visión y consiguieron plasmarla en una serie de TV. Pero lo difícil tuvo que ser venderla porque en un país de veintiún millones de habitantes las audiencias de nicho tienen que ser muy pequeñas. Minúsculas. Y esta obra era muy de nicho. Una comedia dramática de autor y con un protagonista homosexual. Vamos, que tuvo menos de 200.000 espectadores, pero un ruido proporcionalmente mayor. Como ‘Girls’.

En este caso, los jóvenes con una visión son Josh Thomas, que la escribió, protagonizó y es un cómico famoso en el país, y Todd Abbot, que la produjo y también estuvo gestando el proyecto durante cuatro años. Y podría decirse de ellos que quieren ser la voz de una generación, como también se decía de la señorita Lena Dunham. ¿De cuál? Se podría discutir.

Al igual que la señorita Dunham es la voz de licenciadas con empleo bazofia y sexualmente receptivas, Thomas lo es de los homosexuales y jóvenes de veintitantos. Porque, cuando se califica a alguien como la voz de una generación, lo importante no es que represente a todo Dios sino que exprese ciertas inquietudes con honestidad. Este punto lo cumple Dunham (ella, sus quilos y sus desnudos) y también este australiano de físico también poco agraciado (como él se describe, parece un “bebé de cincuenta años”).

En este caso, su obra habla de Josh (porque no siente ni la necesidad de cambiarse el nombre) y de sus seres queridos. Él, su madre suicida, su padre con crisis de los cincuenta, sus dos mejores amigos y Geoffrey, su primera relación desde que reconoce que es homosexual, algo que le aconseja su novia cuando corta con él. Así aprovecha para disertar sobre la emancipación con respecto los padres, el vínculo que se elige tener con ellos una vez somos mayores y ya no son esas figuras intocables y sin fisuras, o lo que comporta ser feo y ligar en el ámbito homosexual.


Temas que servirán para que algunos sujetos se sientan identificados y puedan reírse un rato sobre situaciones que pueden relacionar con sus vidas. Digo algunos, que ya sabemos qué pasó con Lena y su vagina, que al final no era representativa de nada porque a) las mujeres adultas sólo han tenido relaciones sexuales sanas, b) ninguna fue ligeramente estúpida y esnob durante su etapa universitaria, c) jamás se les pasó por la cabeza que merecían algo mejor tras acabar la carrera y d) ni en broma utilizaron a sus padres como si fueran un cajero automático.

Pero, más allá de este inútil debate, lo importante es que ‘Please Like Me’ es una comedia muy simpática. Seis episodios de media hora que rezuman autenticidad, proporcionan diversión y son capaces de tocar la fibra sensible con diálogos y situaciones que recuerdan esa versión imaginada de los instantes pasados con nuestros amigos. No es especialmente emotiva, pero sí sabe transmitir que cada situación tiene dosis de realidad. De divertida y a veces cruda realidad. Y la relación entre el protagonista y Geoffrey, que recuerda a ‘Miranda’ por lo opuestos que son en términos de belleza, es muy tierna.

Ojalá el canal ABC2 encargase más episodios aunque sólo fuera para que la vieran cuatro gatos gays, filo-gays, jóvenes y/o los amantes de la buena ficción sin prejuicios. Porque queda muy bien decir que Louie C.K. es Dios, pero se crea controversia cuando se sale del molde de hombre blanco y heterosexual. Y sí, quizá será Dios, pero mi televisión es politeísta.

5 comentarios:

Liz dijo...

Oh me la apunto *-*
gracias por la critica

Prax dijo...

Ojalá haya más episodios. No será la serie más brillante de la historia, pero la propuesta es genuina y divertida. Y Geoffrey y Josh son la monería más grande que he visto en la tele en............. qué se yo de tiempo. No nos pueden dejar así!!

Al rico libro dijo...

Pues nosotras vimos el primer episodio, pero no le pillamos la gracia.

Crítico en Serie dijo...

Liz, a ver si te gusta. :)

Prax, tú lo dices: es genuina. Este es su logro.

Al rico libro, puede que el primer episodio no sea el mejor. Pero ve algo más a ver si le pillas el punto, que quizá es demasiado dramático.

Series Anatomy dijo...

Me encantó la serie! Qué bien que hayan decidido renovarla. Aquí os dejo un post que le dediqué a ésta y a otra dramedy ;)

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/03/esas-comedias-tristes-ii.html

Saludos!