lunes, 1 de julio de 2013

Los psiquiatras de Will Graham

El mundo de Will Graham es muy retorcido y también muy intenso. Es lo primero que llamó la atención de ‘Hannibal’, lo más atractivo y a la vez un primer peaje. Cautivaba durante la primera toma de contacto pero era tan condenadamente serio, tan bestia y tan asfixiante que también podía agobiar o, en el peor de los casos, saturar y mandar al espectador a los brazos de Morfeo. Porque, si soy sincero, eso es lo que hice en los primeros episodios.

Desde el piloto ‘Hannibal’ me interesó, pero era tan solemne que me quedaba frito en el sofá si eran más de las doce. Una hora que era bastante inevitable porque no se diseñó precisamente para ver mientras se cena o cuando el sol todavía está a la vista. Pero también era un obstáculo que, una vez salté, me permitió disfrutar de la serie en su totalidad. Si las series de HBO a veces nos tienen varios episodios sin entender un carajo (‘The Wire’, ‘Luck’), esta nos metía en un universo enfermo que podía llevar a la saturación. Un universo que, de sobrevivir, era original, repulsivo, muy estético y estimulante.

David Slade hizo un espléndido trabajo dirigiendo los primeros episodios y ayudó a Bryan Fuller a plasmar su visión (recordemos, por ejemplo, como ‘Mockingbird Lane’ tuvo un tono que no acabó de cuajar) y, si bien sus audiencias han sido paupérrimas, ha conreado un culto notable. No existe ninguna serie en televisión que se le parezca y, como encima demostró que tenía más ambición que tratar un caso a la semana, ha sido muy agradecida.

El viaje de Abigail, el de Will y el de Lecter fueron bastante interesantes. Como se ha dicho en otros blogs, el estado mental del protagonista se transmitía muy bien al público y daba la sensación que estaba en una pesadilla permanente. Y ha sido muy curioso ver un protagonista tan ajeno a la realidad. Ni le hemos visto en el supermercado, ni pescando, ni haciendo nada que no fuera estar rodeado de cadáveres, entre psiquiatras o despertándose tras imaginarse como psicópata.

Lo que podría criticársele a la temporada, sin embargo, son un par de detalles. Por un lado, el horror que muestra es fascinante y podría calificarse como el reverso de la belleza, pero esos asesinatos tan macabras tienen más sentido cuando exploran algo más. Sé que ese tótem sirvió para explorar ciertas inquietudes del Doctor Lecter, pero también resultó muy gratuito que pasaran tan por encima del caso. Si decides impactar de esa forma y revolver tanto el estómago, por lo menos que sea por una buena causa. Y, segundo, el tramo final resultó un tanto descafeinado por lo previsible que fue. Estuvo bien, sí, pero fue exactamente lo que podíamos imaginar con un guiño final a ‘El Silencio de los Corderos’ un tanto predecible.

Pero, que conste, tengo unas ganas increíbles de ver la siguiente entrega de ‘Hannibal’, posiblemente el estreno más inmersivo de la temporada recién terminada y también más arriesgado. Ni tan siquiera canales como Showtime y HBO se han atrevido con algo tan macabro. La única que se le podría medir es ‘American Horror Story’ y está en el cable básico y se vendía como una serie de terror, no esta que se promocionó prácticamente como un procedimental.

Y también quiero verla para comprobar por donde llevan todo el tema psiquiátrico. He sentido que nos querían decir algo, que nos querían meter en un juego psicológico y no sé hasta qué punto lo lograron. ¿Era sólo una superficie vacía pero muy estilosa o había algo debajo, algo de lo que podamos extraer un discurso o un dilema?

Eché de menos, por lo tanto, un espiral psicológico algo más estimulante, sobre todo tras ese episodio centrado en la figura de estos profesionales y donde más de uno acabó con un particular nudo de corbata. O puede que necesite un segundo visionado para analizar más detenidamente ese poético reno, qué siente Lecter por Graham y las conversaciones entre él y su psiquiatra. O, por favor, que un psiquiatra entre aquí y me dé su opinión profesional. Le estaría muy agradecido.

1 comentario:

Liz dijo...

yo opino igual. Creo que si hay un par de detallitos no cuajan (como el desaprovechado totem humano) pero bueno. Creo que es una serie que empezo con excelente buen pie y que puede dar muchas mas de si.