jueves, 31 de octubre de 2013

El sexo de las brujas

Podían llamarle loco, podían llamarle visionario pero la idea de Ryan Murphy de resetear ‘American Horror Story’ cada temporada fue sorprendente. No es como si las series de antología no existieran, ‘La dimensión desconocida’ de Rod Serling es un ejemplo clarísimo, pero en ese momento resultaba arriesgado. Pensar nuevos personajes, tramas y decorados es dinero y había la duda de si el público volvería para la nueva historia o creería que ese era el momento perfecto para abandonar la serie.

Por suerte para el canal FX, a una primera temporada claustrofóbica y con unos protagonistas que no dejaron mella le siguió ‘Asylum’, que fascinó a la crítica y permitió un amplio boca-oreja. Así, lo que podía considerarse un riesgo, fue una ventaja: su audiencia dio una segunda oportunidad a la serie, no tuvieron que cargar con los errores del pasado y nuevos espectadores se sumaron a la aventura de cara al tercer tomo, ‘Coven’. Abandonarían el perturbador psiquiátrico de Briarcliff por el aquelarre de Fiona Good en Nueva Orleans.

Procurar explicar su punto de partida es algo confuso, como la propia serie. Cuando Zoe Benson (Taissa Farmiga) descubre que es una bruja, la mandan a un particular Hogwarts para jóvenes prodigiosas como ella. Pero su vida estudiantil se tuerce cuando ve un grupo de deportistas violar a su compañera y ve una matanza de la que será cómplice. La bruja suprema de su comunidad, Fiona (Jessica Lange), mientras intentará encontrar el truco de la eterna juventud con un ejercicio de la magia inequívocamente oscuro y procurará utilizar a su favor la aparición de una inmortal y sádica racista (Kathy Bates).

Si todavía no había hablado de ‘Coven’ es porque, a simple vista, su presentación fue un jarro de agua fría. Bueno, puede que no fuera helada, que fuera más bien agua tibia, pero la primera impresión fue que, mientras ‘Asylum’ presentó ya de primeras un ambiente asfixiante y envolvente, a esta retorcida visión de Nueva Orleans le faltaría intensidad. Para no sonar alarmistas, era mejor esperar a ver qué desarrollarían Murphy y Brad Falchuk. Al fin y al cabo, esta parecía que era su intención, escribir algo menos enfermizo que ‘Asylum’ y había que darle una oportunidad. Y no se trata de una iniciativa que haya que despreciar, sólo que sabe a poco.

De momento, en tres episodios hay una trama recurrente: la lectura en clave oscura de la iniciación al sexo. Está Zoe, cuyo poder es una vagina mortal y que sin querer mata a su novio cuando pierde la virginidad; está Madison (Emma Roberts), a la que violan en el piloto; está Queenie (Gabourey Sidibe), cuyo físico le rebaja francamente el grado de exigencia; y finalmente está Kyle (Evan Peters), del que mejor no desvelar nada. Casi podría decirse que ‘Coven’ es un método anticonceptivo o una historia para asustar a los vírgenes. No hay sensualidad en el acto, es algo turbio y, si alguien se entona con la serie, debería ser ingresado con carácter urgente a Briarcliff.

Pero estas tramas todavía no encajan, las demás todavía menos y su atmósfera no atrapa. Si ‘Asylum’ funcionó tan bien fue porque todos los arcos argumentales coexistían en las cuatro paredes del centro de salud mental y las unificada. Aquí, en cambio, están dispersadas y falta determinación a la hora de presentar puntos de apoyo para el espectador. Murphy y Falchuk saben muy bien qué quieren de Jessica Lange en cada una de las escenas pero hay mucha relación y personaje sin definir, y falta alguno como Evan Peters y Sarah Paulson en la anterior entrega que despierte empatía. Puede que haya tiempo para que salga algo digno, pero difícilmente algo genial.

4 comentarios:

Edurne García dijo...

No lo había pensado, pero desde luego en esta temporada el sexo es algo muy turbio.
De acuerdo contigo en que la temporada todavía no ha conseguido despegar y llevarnos a la tensión en las que nos mantuvo en las dos anteriores. Peeeero, el capítulo de esta semana ha subido el nivel, y te deja con ganas de ver el siguiente, que al fin y al cabo... es lo que debería pretender una serie. Así que yo creo que van por el buen camino.

misqueridasseriesyyo dijo...

Estoy haciendo un trabajo de investigacion, podrias contestar un momento esta encuesta!! Muchas gracias:) https://docs.google.com/forms/d/1L4pFDnvVeDD-Lzqq5vjJmJhV8IF6djz7RkTcsB1EVqs/viewform

herb_b dijo...

van por muy buen camino... a ver quien no se ha quedado con ganas de ver el siguiente tras el especial de Halloween de esta semana, el anterior. Va de menos a mas, pero las otras dos temporadas tambien lo hicieron, y el cambio a una atmosfera algo diferente que la de siquiatrico de la 2ª es un acierto,por ese camino no se podia hacer ya un mas dificil todabia, ya habian llegado al limite, asi que bien hacen de cambiar un poco de aires... y de todas formas, tampoco es que el tono sea de comedia romantica, que tiene escenas de lo mas retorcidas tambien.

Crítico en Serie dijo...

Edurne y Herb, veo que tengo que ponerme al día, algo que todavía no he hecho.

Y sí, es mejor haber partido de una idea distinta. El psiquiátrico fue tan excesivo y tuvo tantos elementos que intentar repetir la jugada podía salir muy fallido. Pero, de momento, no le encuentro el punto.

Misqueridasseriesyyo, hecho. ;)