miércoles, 20 de noviembre de 2013

El lado bueno de las cosas (nuevas)

Puede que la nueva temporada de las networks americanas no sea para tirar cohetes pero tampoco hace falta que finjamos que en los últimos años sólo presentaron joyas. Desde la temporada 2004/2005- cuando estrenaron ‘Perdidos’, ‘Anatomía de Grey’, ‘Mujeres Desesperadas’ y ‘House’-, decepcionan más que alegran. Deberíamos estar acostumbrados y por lo menos este año no han mentido. No vendieron ninguna apuesta como algo transgresor y hasta ha habido alguna grata sorpresa. Vayamos por partes.



Me quedo, por ejemplo, con los títulos de crédito de ‘Brooklyn Nine-Nine’. Son divertidos y transmite muy bien lo que es: una comedia de policías. Hasta diría que lo representa mejor que los propios guiones, que a veces se quedan a medio gas. Pero llamadme nostálgico porque también aprecio los de ‘Sleepy Hollow’. Podrían ser de los noventa y curiosamente le sientan de maravilla. Bueno, y hasta habría que remarcar el tema que The Lumineers escribieron para 'Reign'. La serie será una bazofia, la canción está muy bien.

De la adaptación de Washington Irving me quedo también con la química instantánea entre Ichabod Crane y Abbie. Aquí no se trata de tensión sexual, es amistad y a los pocos episodios ya traspasa la pantalla. De hecho, a ratos ni me entero de qué amenaza apocalíptica hay y qué cabeza tiene que rodar por las calles del pueblo, pero su dinámica (ellos viendo un partido de béisbol, por ejemplo) es la mar de entretenida.

Quienes son muy graciosas también son Anna Faris y Allison Janney que este año arrebatan el título de “serie-simplona-que-desaprovecha-dos-actrices-con-potencial” a ‘2 Broke Girls’. Se trata de ‘Mom’ y cierto gag sobre una erección ha demostrado que no tiene ninguna clase. Pero Janney está fantástica, como en todo lo que hace (ella es de la escuela de Ningún-papel-es-pequeño), y Faris tiene una vis cómica innegable. Chapeau para ellas y correcto para la serie, que crece gracias a ellas. Y, para revelación, Betsy Brandt en ‘The Michael J. Fox Show’. El título lleva el nombre de su marido en la ficción pero la actriz, más conocida como la cuñada obsesionada con el morado de ‘Breaking Bad’, demuestra que tiene más registros que el de maniática metomentodo.

Pero si me tengo que quedar con algún personaje, me quedo con Elizabeth Keen. Pensé que esa imitación de Hannibal Lecter interpretada por James Spader le arrebataría toda la fuerza a la protagonista de ‘The Blacklist’ y, con la tontería, me tienen enganchado. Ella, la actriz Megan Boone y los ganchos que exponen en cada episodio. Y, si nos ponemos frívolos, hasta colaría como revelación a Robbie Amell. El primísimo de Stephen Amell (‘Arrow’) está en una ficción ligera como ‘The Tomorrow People’ pero, qué queréis que os diga, él está de muy buen ver. Al igual que James Wolk en ‘The Crazy Ones’: puede que la serie no sea ninguna maravilla y que Robin Williams a ratos sea insoportable, pero él demuestra que funciona en comedia, algo que no tenía nada claro desde que le vi en ‘You Again’ con Kristen Bell, Jaime Lee Curtis y Sigourney Weaver.

Hasta aquí han llegado las notas positivas, que las negativas ya llegarán otro día y Margo Martindale y Rebel Wilson serán las primeras en caer.

No hay comentarios: