miércoles, 4 de diciembre de 2013

Felicidades, Alicia

La invitación a la fiesta de Navidad de Alicia Florrick dio la errónea impresión que ‘The Good Wife’ celebraría su episodio número 100 como si se tratase de un bodorrio, cuarenta minutos de ella soltando argot legal entre copa de champán y gintónics. Pero no, claro que no. Robert y Michelle King tenían otra idea en mente y aprovecharon para escribir un episodio más introspectivo que de costumbre. Uno que acabó con una divertida fiesta cuya única pega fue que no pudimos brindar con ella y que estuvo plagado de detalles muy simpáticos y gratificantes. ¿Cómo iba a ser de otra forma?

Habrá detalles de la quinta temporada, por supuesto. Así que, si no estás al día (¡hereje!), mejor deja de leer.

Primero de todo, el detalle de la velocidad del coche de Kalinda. Marcaba 100. Guiño, guiño. ¿Después? Una aparición sorpresa, la de John Noble. Como era un personaje fallecido, como espectadores pensamos que no volveríamos a verle pero allí estaba con un caso legal que retomaba el tono del primero. Vistazos al pasado donde él se sentía fascinado por Alicia y los King proyectaban esos sentimientos en el personaje de Will Gardner. Puede que en algunos momentos fuera demasiado evidente pero fue un bonito recordatorio que no dejaba lugar a dudas: puede que se negara a ofrecerle el plan que Alicia quisiera oír, que ella optara por quedarse con Peter, pero ella sigue siendo la mujer de su vida.

Los instantes pasados de ambos, además, fueron un recurso novedoso. No eran momentos fidedignos, eran aquello que él recordaba. Según él, Alicia iba de rojo. Según ella, llevaba un color menos pasional. Una visión onírica del asunto que le daba un aire fatídico, que transmitió hasta qué punto Will está tocado por la situación. Porque el caso, en realidad, era una tontería. Si la abogada se hubiese quedado con los doce millones de la herencia, ‘The Good Wife’ hubiese saltado el tiburón. No es ese tipo de serie ni ella es ese tipo de persona. Pero Alicia fue a los tribunales por ese dinero porque no se puede pasar por alto la última voluntad de un hombre y porque su antiguo bufete le había intentado colar un gol con el acuerdo del despido. Pero fue un episodio emocional y bonito que también evidenció algo que los blogs americanos comentan desde hace unas semanas: lo que sí parece un sueño es la novia tatuadora de Will, aunque está claro que esa es la intención. Josh Charles, por cierto, estuvo estupendo.

Y, como ‘The Good Wife’ no se contenta con tratar un solo frente, también abordó el apoyo incondicional de Peter. Consciente de qué le hizo pasar a su mujer, ahora es la voz de su amo y ni tan siquiera le importan las consecuencias de sus actos si benefician a Alicia. Que los espectadores españoles no entenderán que la aparición de Donna Brazile, la miembro del partido demócrata, es una figura real del partido y su (segunda) participación es todo un puntazo: una prueba más de hasta qué punto la serie tiene estatus entre la clase política.

También pudimos presenciar una batalla de abuelas (Jackie está más en forma que nunca desde que Peter es Gobernador), una esperpéntica reunión espontánea entre el político y el mayor traficante de Chicago y a Kalinda le buscaron una nueva amante, ahora que Cary ya no está por la labor (si alguna vez lo estuvo, claro). En el lado negativo (el único, que conste), siguieron presentando al nuevo socio de L&G que, sinceramente, deja que desear. ¿Soy el único que le ve fuera de lugar como ocurría con el ex marido de la detective? Sea como sea, fue una forma muy digna de celebrar los 100 episodios de ‘The Good Wife’, algo que parecía improbable que sucediera cuando se estrenó en su primer año y que se despidió con una última escena tronchante. “Peter”.

4 comentarios:

Torpe Dama dijo...

Nuevamente estoy de acuerdo contigo (¿debería empezar a preocuparme?): el nuevo socio irlandés me recuerda demasiado al marido matón de Kalinda. Confío en que los King sepan qué hacer con él...

Josep lopez agullo dijo...

Fue un episodio fantástico, vi el final como 10 veces.. genial el "Peter!"
El nuevo fichaje de LG no está al nivel de los demás intérpretes, parece que haya aterrizado de otra serie... veremos que planes tienen los King para él.

Carles Muñoz dijo...

La escena de Will preparando el interrogatorio para mí ha sido la mejor escena del personaje en toda la serie. Además, deja muy claro por donde quiere ir, saltándose todas las reglas morales... Simplemente genial.

Y no gusta el socio nuevo porque forma parte de las tramas de Kalinda... y para mí Kalinda, que había sido un pilar de la serie, ahora ya no pinta nada.

Abril22 dijo...

una pena lo de Kalinda a ver si la vuelven al redil porque está muy alejada de las tramas molonas! A er qué esconde el nuevo porque tanta mentira y tanto tener cuidado por esconde su pasado ha de ser por algo...

Genialosa la escena de la preparación del interrogatorio de Will a Aicia y fantástico ese giro de ella al mentar a David Lee!

Peter! Aún me estoy Riendo jajajajajajajaja! Si es que lo sabía! A ver qué pasa!!