lunes, 10 de febrero de 2014

Ese subgénero televisivo llamado Chuck Lorre

Puede que hayan mil géneros para describir las películas y las series, pero a la televisión le falta una etiqueta: la de Chuck Lorre. No hay nada más práctico que decir “esta serie es de Chuck Lorre” o “parece que es de Chuck Lorre” para entender rápidamente ante qué tipo de serie nos encontramos. Significa que estamos ante una comedia con público en directo, que utiliza decorados y ningún exterior, todos los intercambios de palabras buscan la carcajada directa y no existe evolución posible. Para poner ejemplos, están las series escritas y/o producidas por él como ‘The Big Bang Theory’, ‘Mike & Molly’, ‘Dos hombres y medio’ y ‘Mom’, y otras podrían serlo como ‘2 Broke Girls’ que en realidad fue creada por Michael Patrick King y Whitney Cummings.

En el fondo esta definición de comedia de Chuck Lorre no deja de ser el de la sitcom tradicional, la de toda la vida. Pero como todas las demás cadenas prefirieron ir de guays y explorar otros formatos como la comedia single-camera (rodada sin público, con varias tomas) y a estas se las siguió llamando comedias de situación, él se quedó como el rey indiscutible. Así, mientras la NBC ganaba premios por series cada vez más minoritarias como ’30 Rock’, en la CBS no abandonaban el espíritu de las risas sonoras y Lorre se erigió como rey absoluto del género. Ahora, quién se lo iba a decir, encima es gurú entre el público joven y moderno gracias a ‘The Big Bang Theory’.

Este modelo, primero de todo, lo respeto profundamente. Es esencial dentro de la tradición televisiva americana y, si bien luce vieja porque el rodaje multi-cámara no puede tener virguerías, tiene una naturalidad envidiable. Sólo hace falta ver las chicas de ‘2 Broke Girls’, que no son las mejores actrices pero saben decir sus frases con actitud y entienden qué quiere su público. O recordemos esos momentos de ‘Friends’ donde casi se les escapaba la risa, fantásticos. Es una comedia más contagiosa, más buen-rollera, más cercana (y menos sutil). Pero el género Lorre también tiene sus desventajas y su universo de posibilidades es muy limitado y, lo peor de todo, me cansa profundamente.

Por esto defenderé a capa y espada el trabajo de Anna Faris y Allison Janney en ‘Mom’ pero ya me bajo del barco. También lo hice con ‘2 Broke Girls’ cuando tuve la impresión que ya no sabían cómo colocar las palabras pene y vagina para crear bromas nuevas. Pero esto no quita que tengan su mérito, que tengan su público y que puedan ser obras dignas. Otra cosa es si ‘2BG’ entra dentro de su categoría. Diría más bien que pertenece a otra galaxia, una compuesta por pelos púbicos, bebés abandonados y jeringuillas usadas. Pero moviéndose por estas temáticas, es infalible. Sólo hace falta ver el estado del sofá de una stripper para entender que la televisión en abierto puedo permitirse muchas guarradas siempre que no haya tetas de por medio. Y es muy, muy Lorre y curiosamente no es de Lorre.

P.D.Podcast: Esta entrada no tiene nada que ver con el último programa de ‘Yo disparé a J.R.’ donde tenemos un menú muy variado, como siempre, que aquí podéis ver:
- 0’: Introducción.
- 3’: ‘New Girl’, ‘Brooklyn Nine-Nine’ y la Superbowl.
- 21’: ¿‘Rake’ es más ‘House’ o más ‘Bones’?
- 34’: Las aventuras de ‘The Musketeers’.
- 45’: El final de temporada de ‘Sleepy Hollow’.
- 62’: El final de ‘American Horror Story: Coven’. ¿Una tomadura de pelo?

1 comentario:

Dexter Morgan dijo...

Disiento con lo de Walternate. Precisamente Walternate era bastante frio, mientras que este es mas expresivo.
Es mas como un Walter malvado. Ahí está la gracia del giro, lo caracterizaron como Walter para luego hacer el giro.