miércoles, 7 de mayo de 2014

No, no y sí

El midseason es una etapa complicada para los espectadores. Los canales americanos estrenan series y cuesta diferenciar entre aquellas que esperan ser un pelotazo y las que simplemente emiten para ver si suena la flauta, aunque ni ellos confían en el producto. ‘Resurrection’, por ejemplo, era el gran intento de ABC de apuntarse un tanto antes de terminar la temporada y ‘Mind Games’, de la que ya hablé, era algo irritante y olvidable que emitieron porque alguien fue tan estúpido de encargar el proyecto.

Sea como sea, estas semanas hemos tenido unos cuantos estrenos y algunos de ellos son tan tardíos que ni tan siquiera sé si se trata de estrenos veraniegos antes de tiempo o de más series fallidas. Me refiero, por ejemplo, a ‘Black Box’ también de ABC, una serie médica que se emite después de ‘Anatomía de Grey’ desde que ‘Scandal’ se despidió antes de tiempo debido al embarazo de Kerry Washington. ¿Una neuróloga bipolar? Esto no puede ir en serio, sobre todo cuando en el primer episodio deja las pastillas dos veces, casi se mata sin querer, casi se suicida queriendo y le es infiel a su novio dos veces.

No diré que el retrato inicial de Catherine Black no resulta atrayente. El uso de la música, lo excesivo de la presentación y Kelly Reilly hacen que hasta pueda despertar curiosidad. Le dan un toque distinto a ‘Black Box’. Pero luego descubres lo inverosímil que es la propuesta (no puede mostrarse tan desequilibrada en cuarenta minutos y que nadie de su trabajo se dé cuenta) y te echa para atrás. Porque, a diferencia de otros, la idea de tener “otra serie de médicos” en la programación no es algo que me agobie. Me gustan las series de médicos siempre y cuando sean buenas. Y ‘Black Box’ no es buena y le pasa lo mismo que a ‘Homeland’, una vez avanzó: no puedo creerme que alguien le diera un puesto de responsabilidad a una persona tan desequilibrada, sobre todo cuando la lía delante de un auditorio lleno de gente en la primera escena (pero no, nadie la descubre).

La que tampoco seguiré será ‘Bad Teacher’, la adaptación para televisión de la película de Cameron Diaz. Aquí no está Cameron sino Ari Graynor y la elección de cásting chirría. No vale un duro como protagonista y el guión del piloto es infumable. En veinte minutos no puedes contar toda la evolución de la protagonista y, además, no hay ni un sólo gag divertido. Por favor, que la CBS no la renueve ni en broma, aunque no parece que vaya a suceder porque es el típico proyecto que tenían en la recámara por si el público se volvía estúpido de repente y le hacía mucha, mucha gracia. La idea de adaptar ‘Bad Teacher’ tenía su potencial pero esta serie no lo tiene.

En cambio, la que me ha sorprendido para bien es ‘Surviving Jack’. Puede que no esté teniendo éxito en FOX pero tiene su punto entrañable y su piloto es correcto. Christopher Meloni abandona el terreno dramático de ‘Ley y Orden: UVE’ (y ese arco en ‘True Blood’) para meterse a padre de adolescentes en esta comedia ambientada en los noventa. A diferencia de ‘The Goldbergs’ (que dicen que mejora así que tendré que recuperarla), sí vende bien la década en los primeros minutos. No lo fuerza en ningún momento y la química entre el reparto funciona lo suficiente como para que quiera ver más episodios. No como me ha pasado con ‘Friends with better lives’, ‘Bad Teacher’ y ‘Black Box’ y antes ya me había pasado con ‘About a boy’ y alguna más que ya ni recuerdo. Por algo será.

No hay comentarios: