martes, 18 de noviembre de 2014

¿Cómo vio esto la luz?

El jefe de entretenimiento del canal FOX, Kevin Reilly, fue despedido porque no conseguía levantar las audiencias del canal. Pero antes de irse procuró cambiar el rumbo con otro método de encargo de series. En lugar de pedir cientos de guiones, financiar decenas de pilotos y elegir a partir de ahí, prefirió coger el manual de las cadenas de cable y alimentar unos cuantos proyectos prometedores. Así salieron ‘Red band society’, ‘Gotham’ y otras propuestas y, por mala suerte para él, el tiempo no le ha dado la razón con una cantidad de fracasos abrumadora donde sólo el comisario Jim Gordon de Batman se salva.

Pero este debate de si la fase de pilotos es la más efectiva o si es mejor dedicar más tiempo y dinero a proyectos prometedores sigue en pie. O, mejor dicho, lo inquietante es ver algunos estrenos de este otoño y preguntarse hasta qué punto los ejecutivos de las cadenas se tomaron la molestia de ver los pilotos y con qué criterios los juzgaron. ¿Cómo pudieron seguir adelante proyectos como ‘Bad Judge’ y ‘Manhattan Love Story’?

No es que Kate Walsh no pueda capitanear una comedia, pues el género se le da bien como demostraba su papel en ‘Fargo’, pero una jueza fiestera es una premisa tan ridícula que sólo podía tener sentido en los noventa (o como personaje invitado en ‘The Good Wife’, que ellos sí manejan bien estos personajes). Y ‘Manhattan Love Story’, si bien la idea no me disgustaba, demostró tener una química nefasta en el piloto sobre todo por culpa del guión. Tirar adelante ese piloto no era un riesgo que valiera la pena.

No me meteré con ‘Selfie’ porque, a pesar de haber sido cancelada, mejoró con el paso de los episodios y Karen Gillan y John Cho sí funcionaban como pareja. A veces en una comedia sólo necesitas esto, dos personajes con química y el resto se puede desarrollar a su alrededor. ‘A to Z’ más de lo mismo, mala suerte. Y cosas como ‘The McCarthys’, que duelen profundamente por rancias, tienen razón de ser: encaja dentro de la filosofía de la CBS por más que no me gusten. Pero ahora que el canal ha tenido que cancelar ‘The Millers’ por sus bajos datos de audiencia, creo que se han dado cuenta que no perjudica a nadie que la serie además de encajar de paso sea buena.

A veces da la impresión que eligen unas cuantas series con todo el amor y la inteligencia del mundo y luego dicen “necesitamos mierda para rellenar el resto de programación”. Y, por mala suerte para ellos, el espectador detecta este tipo de proyectos y responde mal ante el visionado. Puede que con ‘The Mysteries of Laura’ la crítica americana fuera especialmente cruel, pues es ultra-ligera pero tampoco se merece la etiqueta de peor piloto de la década, pero hay unos cuantos pilotos que jamás debieron recibir luz verde. ¿Otro caso? ‘Marry Me’. Casey Wilson no es ese tipo de actrices que rebajan su personaje y en el episodio de presentación, por más que uno sea nostálgico de ‘Happy Endings’, entran ganas de mandarla de viaje de bodas al triángulo de las Bermudas.

(Y, ahora que ya he mencionado y valorado rápido y corriendo estos proyectos de segunda y tercera categoría, sigamos con nuestras vidas televisivas. ¿Podemos fingir que nunca han existido?)

P.D.Podcast: En el último programa de ‘Yo disparé a J.R.’ comentamos esto por encima. Como siempre, hay muchísimo más. Aquí la guía del podcast:
- 00’: Introducción y cancelaciones.
- 10’: Recomendación: 'Bob’s Burgers'.
- 24’: ¡Viva 'Gravity Falls'!
- 36’: El final de temporada de 'Doctor Who'.
- 46’: ¿Qué tal aguanta 'Revenge'? (spoilers hasta 4.07)
- 62’: ‘Downton Abbey’, balance de final de la quinta temporada (con spoilers).

2 comentarios:

Dexter Morgan dijo...

La cosa con la nueva temporada de Doctor Who es que se han juntado varios factores que en conjunto con la historia de Moffat (o mejor dicho, con sus "historias" fuera de la serie y ehn la serie, sexismo y demás) han hecho como un todo que han cabreado a mucha gente.

El tema Clara, por ejemplo. Le han dado mas personalidad y está bien. El problema es que no han sabido escribirla del todo, y ha tenido reacciones histéricas y desproporcionadas en ocasiones. ¿Y por qué las ha tenido?. Pues por el gran problema de la temporada, que ha sido Danny Pink. Es el novio que se ha echado y que aparte de estar como medio metido con calzador, nos cuentan lo muchísimo que se quieren pero nunca lo vemos, no vemos esa relación.

A eso se le suma lo que digo arriba, el sexismo. En este caso se puede ver en un episodio en el que Danny le da a Clara un ultimátum de una forma muy desagradable. Añádase además que en ese mismo episodio tuvo también una dinámica así con el propio Doctor. O sea, es como que el personaje de Clara está atrapado de una forma sumisa entre esos dos, y tiene que andar pidiéndole permiso a Danny para ir con el Doctor, y Danny le pone ultimátums.

Esto en cuanto a personajes. Luego está la cosa de que si el infantilismo o no infantilismo. Ahí hay poco que decir, la serie es lo que es. Ahora bien, Moffat tiene la mala costumbre de buscar ser original a costa de dejar agujeros y cosas que no estás muy seguro de cómo son.

Pero quitando todo esto, Capaldi ES el doctor. Mucho mas que Matt Smith in my opinion.

Eloi Bigas Vila dijo...

'Marry Me' es mala??? Qué lástima! Yo la quería ver como continuación espiritual de Happy Endings, pero va a ser que no...