lunes, 21 de noviembre de 2011

La lengua de los indios

La AMC no debía imaginarse el lío en el que se metía cuando estrenó series tan adoradas por la crítica como Mad Men y Breaking Bad. Desde entonces, los especialistas han decidido que cualquier serie que salga del canal debe seguir unas instrucciones muy claras: debe haber capas y capas de subtexto en cada serie, estilo a raudales, la obviedad no puede existir en ellas y, ya puestos, que tengan un ritmo lento pero sin pararse en ningún momento.


Es cierto que con The Walking Dead ya hubo quienes comentaron que no se adecuaba a los criterios que le habían impuesto a la cadena (como si ellos fueran los ejecutivos, que tiene gracia), ya que opinaban que su discurso estaba demasiado a la vista, que el mayor enemigo de la humanidad son los propios hombres. Bueno, pero había zombies y explotaban el género del terror en el primetime, lo que era un avance y por lo tanto loable. Pero después llegó The Killing y casi toda la reputación se fue al garete.


Lo peor que le podía pasar al remake de la serie danesa fue que se estrenó con una declaración de intenciones muy parecida a la hablada por los críticos, pero su ritmo se truncó y le bajaron las hachas. No quedó títere con cabeza en esa serie (y en mi opinión de forma justificada) y ahora la predisposición es la de dudar de cualquier maniobra por parte de la cadena, como si se tuviera que dar en el clavo con cada proyecto que se lanza. Ni la HBO en su mejor momento lo consiguió. De aquí que Hell on Wheels tuviera las de perder sólo con poner un pie en la programación del canal.


Hay que asumir que, a primeras, había expectativas: era un western y había sed del género desde que Deadwood desapareció. También es verdad que las expectativas pronto se convirtieron en malos augurios cuando, en medio del temporal de The Killing, se mostró el piloto a los críticos y estos aconsejaran que se volviera a rodar el episodio de tan increíblemente malo que era. Ahora hemos visto que ni tanto ni tan poco, pero esto no es suficiente para un canal con Mad Men y Breaking Bad. Así se decidió por elitista votación popular y así tiene que ser. La gracia del asunto es que, por más que me meta con esta conducta (porque juzgar por cadenas es demasiado exigente e injusto), es difícil no subirse al carro a la hora de analizar esta historia de venganza en el oeste.


Primero, no le beneficia tener un sucedáneo de Al Swearengen cuando éste es de los mejores personajes maquiavélicos que han pasado por televisión (y Colm Meaney no es Ian McShane); tampoco ayuda que tenga planos tan grotescos como los del bautizo; pero cuando los indios deciden hablar con otro indio cristianizado y lo hacen en inglés, toda compasión desaparece. Sé que los norteamericanos tienen manía a los subtítulos, pero es una escena. Sólo una. Y hemos visto Bailando con Lobos. Y también Avatar. Y sobrevivimos (y también lo debieron hacer los espectadores de AMC). Y la escena chirría muchísimo. Y no puedes evitar ligar cabos y acabar pensando que las pistas estaban allí.


El bautizo, los actores sin carisma, los indios salvajes hablando un inglés civilizado, sus pocas ganas de tener la sustancia atribuida al canal y la falta de ritmo de las series de las networks. Pues sí, ahora que lo pienso, Hell on Wheels tiene que ser muy mala.


P.D.Podcastero: De este estreno hablamos en el nuevo programa de Yo Disparé a J.R. al igual que de los nuevos giros de Homeland y de las series que nos ofrecen la ilusión de unos tiempos mejores. Para ello, invitamos a Mar Guerrero, más conocida como Jaina_S, para comentar el tono que han encontrado tanto Pan Am como Once Upon a Time, la revelación de la temporada. Este es el menú del podcast:


- 0': La renovación de Dexter.

- 5': Arrested Development volverá con Netflix.

- 10': Hell on Wheels.

- 23': Pan Am y los esperanzadores sesenta.

- 39': Once Upon a Time, asentando el modelo.

- 51': La evolución de Homeland (con spoilers hasta el 1x07).

2 comentarios:

Abril22 dijo...

Sobre Pan Am a mí el piloto me pareció una pasada. El 1x3 Berlín lo tengo en los Altares y como alguien dice si ya me gustaba Colette aquí me ganó qué buena la escena en la que el Capitain Dean se da cuenta de lo que hay detrás de ella. No sé cuantas veces habré visto esa escena y la de la Fiesta. Este par ya me ganaron en París con ese baile nocturno en el 3 ya fueron lo más. Y visto el 8 deseando que vuelvan el 4 de Diciembre. Intrigada me hallo con esa reacción del Capitain. Volverá Bridget? Espero que no quiten la serie o que le den temporada completa y halla final molón!

Crítico en Serie dijo...

Abril22, da toda la impresión que no tendrá temporada completa pero con un poco de suerte aprovecharán el episodio 14 (pedido de más) para cerrar un poquito las tramas. Sobre todo lo que nos preocupa: Collette y el Capitán Dean.